Registrate gratis para ver la revista

Ficha de Plantas

Árboles y palmeras

Coníferas

Arbustos y trepadoras

Plantas de flor

Plantas de interior

Frutales y huerto

Cactus y crasas

Gramíneas

Acuáticas

Frutos comestibles

Flor: mayo-julio

Hoja caduca

Temperatura baja, media o alta

Sol o sombra parcial

Cualquiera, ligero, bien drenado

Riego escaso o medio

LOS ‘DÁTILES’ DE TREBISONDA

Al árbol de paraíso también se lo conoce como datilero de Trabzon (o Trebisonda) por sus dulces frutos, que parecen pequeños dátiles incluso por su semilla en forma de hueso alargado. En esa zona de Turquía ubicada sobre el mar Negro, los frutos del Elaeagnus angustifolia variedad orientalis se suelen consumir frescos en su punto óptimo de madurez (imprescindible para que no resulten astringentes) o en mermeladas y sorbetes. Este árbol comparte género con el Elaeagnus multiflora, el gumi o goumi del Japón, un arbusto que produce pequeños frutos rojos, dulces y con un delicioso toque ácido. Estas bayas son ricas en provitamina A, vitaminas C y E, flavonoides y licopeno (consulta El jardín comestible, en verdeesvida.es).

Reportaje completo

nº 85 >>
página 40

verdeesvida nº 85

ÁRBOLES Y PALMERAS

Elaeagnus angustifolia

Árbol del paraíso, Olivo ruso, Olivo de Bohemia

Descripción

Las hojas lanceoladas verdes con reflejos plateados del árbol del paraíso recuerdan las del olivo, por eso es llamado también olivo ruso, por su origen en la Rusia asiática, u olivo de Bohemia. Crece entre tres y siete metros de altura y desarrolla un diámetro de copa equivalente. Entre mayo y julio produce pequeñas flores perfumadas de color amarillo pálido (en la foto), seguidas de abundantes bayas plateadas. Crece rápidamente y admite todo tipo de suelos, incluso calizos y arcillosos. Puede soportar el frío intenso (zonas 3-9) y la falta de agua. Pierde las hojas en invierno. Se encuentra de forma silvestre en el centro, este y sur de la península Ibérica. Es de bajo mantenimiento.

 

Tronco, copa y hojas

Desarrolla una copa muy ramificada, redondeada e irregular, que puede llegar hasta el suelo dándole un aspecto de gran arbusto. El tronco y las ramas están recubiertos de una corteza marrón purpúreo que se exfolia, muy atractiva en invierno. Las ramas jóvenes suelen ser espinosas. Las hojas, estrechas y largas —de ahí angustifolia— lucen un tono verde agrisado en el haz y plateado en el envés por la presencia de minúsculas escamas.

 

Flores y frutos

Las flores tienen forma de campanitas que se abren en cuatro tépalos amarillos por dentro y blancos por fuera. Huelen a miel y proporcionan néctar a las abejas. Dan pie a frutos parecidos a las olivas, inicialmente plateados y rojizos al madurar, de dulce sabor. Son comestibles (fíjate en el texto de abajo) y sirven de alimento a los pájaros.

 

Cultivo y cuidados

Su situación ideal es a pleno sol o en sombra ligera. Esta especie vigorosa crece fácil y rápidamente en un amplio rango de suelos, incluidos los pobres y secos, pedregosos, salinos, y arcillosos húmedos y pesados. No obstante, lo óptimo es que sean ligeros, bien drenados, de riqueza media y entre secos y medianamente húmedos. También soporta bien el viento, el calor del verano y el aire salino de la costa. Sus raíces son poco profundas y tienden a generar retoños. No suele sufrir plagas o enfermedades.

 

Usos

Se puede utilizar en solitario como árbol ornamental de fondo o acento, o para formar pantallas cortavientos o setos defensivos gracias a sus ramas cubiertas de pequeñas espinas y su buena respuesta a la poda.

 

Foto: John