Registrate gratis para ver la revista

Ficha de Plantas

Árboles y palmeras

Coníferas

Arbustos y trepadoras

Plantas de flor

Plantas de interior

Frutales y huerto

Cactus y crasas

Gramíneas

Acuáticas

Semillas y arillas en pies femeninos

Flor: abril-mayo

Hoja perenne

Temperatura media

Pleno sol o semisombra

Sustrato rico, bien drenado

Riego moderado

KUSAMAKIS EN VALENCIA Y TENERIFE

El kusamaki, o inumaki, como llaman en Japón al Podocarpus macrophyllus, se suele utilizar habitualmente en bonsáis, lo que se ve favorecido por su lento crecimiento, una apreciada cualidad que se suma a las ornamentales de su corteza, follaje y frutos. Sin embargo, aunque esta conífera no deja de ser un pequeño árbol, puede convertirse en un ejemplar imponente, como el que se halla en los Jardines del Real, en Valencia, que ostenta un espectacular tronco de 4,56 metros de circunferencia y una copa redondeada que se alza hasta los 13,20 metros, según se lee en la web monumentaltrees.com. También pueden contemplarse estos árboles en los Jardines Victoria de La Orotava, en la isla de Tenerife.

Reportaje completo

nº 77 >>
página 42

verdeesvida nº 77

ÁRBOLES Y PALMERAS

Podocarpus macrophyllus

Tejo chino, Kusamaki

Descripción

Nativo del sur de la China y Japón, el llamado tejo chino o kusamaki es una pequeña conífera muy ornamental, que suele alcanzar entre seis y 12 metros de altura. Recuerda al tejo por su follaje perenne en forma de hojas largas y finas y sus decorativos arilos rojos. El Podocarpus macrophyllus puede resistir -17º (zonas 7-11) y tolera la sequía una vez establacido. Crece lentamente; la variedad maki, la más utilizada, tarda unos 10 años en aproximarse a los dos metros de altura. Se lo considera virtualmente libre de plagas y hongos.

 

Copa, tronco y hojas

Desarrolla forma de arbusto o una silueta cónica y alargada que no suele superar los 15 metros de altura. El tronco y las ramas lucen una corteza marrón tostado. Las hojas, coriáceas, brillantes y de suave textura, son planas, muy estrechas y alargadas (en algunas variedades pueden alcanzar los 10 centímetros), más grandes y anchas de lo habitual en el género (de ahí macrophyllus); surgen en forma de apretadas espirales. El follaje desprende un agradable olor cuando se estruja.

 

Flores y frutos

La especie produce flores femeninas y masculinas en pies distintos. Los conos femeninos fertilizados se convierten en semillas verdosas con una pátina azulada, en cuya base se desarrollan carnosos arilos que al madurar en otoño se tiñen de rojo.

 

Cultivo y cuidados

Puede situarse a pleno sol o en semisombra; incluso es capaz de vivir sin sol directo, lo que permite utilizarlo en patios y como planta de interior. Prefiere los suelos ricos y bien drenados, ligeramente ácidos o neutros. La presencia de cal en el sustrato provoca clorosis en el follaje, y el exceso de agua de los suelos húmedos o pesados puede causarle asfixia radicular. Vive bien en las regiones costeras, ya que soporta el aire salino. El riego ha de ser moderado, dejando que la tierra se seque entremedias. Apenas exige cuidados, excepto podarlo si forma parte de un seto formal o se ha conformado como arbusto topiario. Soporta perfectamente los recortes.

 

Usos

Se usa en setos, pantallas, recortado como macrobonsái o arbusto de formas topiarias geométricas, en macetones y bonsáis. También se puede cultivar dentro de casa.

 

Foto: Stephen Bugno