Registrate gratis para ver la revista

Ficha de Plantas

Árboles y palmeras

Coníferas

Arbustos y trepadoras

Plantas de flor

Plantas de interior

Frutales y huerto

Cactus y crasas

Gramíneas

Acuáticas

Pequeños frutos con semillas

Flor: verano, en ejemplares adultos

Hoja perenne

Temperatura media y alta

Sol o mucha luz

Tierra de cactus, bien drenada

Riego escaso

LA GRAN BEAUCARNEA DE ELCHE

En la Universidad Miguel Hernández de Elche, Alicante, se conserva uno de los ejemplares de Beaucarnea recurvata más monumentales del mundo. Se le calculan en torno a los tres siglos de vida, lo que lo convierte en el más longevo en Europa. Ese largo tiempo de vida le ha permitido aproximarse a los ocho metros de altura y contar con una circunferencia en la base del tronco de 11,40 metros. Como todo ejemplar añoso está muy ramificado. Hasta 2008 este árbol crecía en la pedanía ilicitana de La Hoya y fue trasplantado al parque que ocupa la zona posterior de los edificios del Rectorado y Consejo Social de la Universidad de Elche. En esa zona de España esta especie cuenta con las condiciones ideales para vivir.

Reportaje completo

nº 81 >>
página 41

verdeesvida nº 81

PLANTAS DE INTERIOR

Beaucarnea recurvata

Pata de elefante

Descripción

La singularidad de este arbolito xerófito es su tronco en forma de redoma o pata de elefante, del que se vale como órgano de reserva de agua (cáudice). Este rasgo vital para su supervivencia en la zona de Centroamérica de la que es oriundo ha sido su pasaporte a los jardines en las regiones cálidas y secas (zonas 9-11) o a los interiores luminosos en las más frías. Ese tronco de color marrón grisáceo contrasta con las largas hojas acintadas que surgen en el extremo superior haciendo de la Beaucarnea recurvata una planta muy decorativa. Se trata de una especie semisuculenta que puede soportar la falta de agua y las heladas de hasta -7º. Crece lentamente, sobre todo al inicio, y es de fácil cultivo.

 

Tronco y hojas

La parte baja y gruesa del tronco tiende a cuartearse o estriarse a medida que la planta envejece. Los ejemplares que encontrarás en el centro de jardinería se podan de forma que las hojas surjan de varios puntos en el extremo del tronco (en la foto) para poder aprovechar la tendencia a curvarse de su follaje perenne y conseguir un efecto de fuente o penacho. Los ejemplares más añosos tienden a ramificarse y pueden alcanzar entre cuatro y ocho metros de altura. Las hojas son largas cintas coriáceas de color verde vivo, con los márgenes cortantes; en los ejemplares grandes pueden medir entre 1 y 1,5 metros de largo y cubrir como una abundante cabellera buena parte del tronco.

 

Flores

En verano, los ejemplares adultos emiten panículas erectas que pueden superar un metro de longitud, formadas por pequeñas flores de color crema. Dan paso a minúsculos frutos que contienen semillas.

 

Cultivo y cuidados

El sol es imprescindible para esta especie, así como el calor. Si se cultiva dentro de casa es preciso asegurarle sol directo o una gran cantidad de luz, y un lugar cálido y bien ventilado incluso en invierno. Es clave que el sustrato drene bien y sea preferentemente ácido, como el específico para cactus y crasas. El riego es un factor clave: ha de ser escaso en verano, dejando que la tierra se seque entremedias, y nulo en invierno. Las hojas deben ser pulverizadas con agua durante los meses más cálidos para evitar que se les sequen las puntas. Si se cultiva en un tiesto, ha de ser estrecho; al ser de lento crecimiento no requiere trasplantes frecuentes, pero si se hace es muy importante no dañar las raíces.

 

Foto: Flower Council of Holland