A la sombra de una parra

Imprimir Imprimir  |  Enviar Enviar  | 

A la sombra de una parra

La parra es un clásico de los patios y jardines mediterráneos que siempre se agradece. Es todo un lujo poder disfrutar de nuestras propias uvas y de una sombra fresca en las tardes de verano... seguida de una bella otoñada. Te contamos cómo crear un emparrado y cómo cuidarlo.

La parra (Vitis vinifera) no es muy exigente con el suelo, aunque lo prefiere con buen drenaje. Tolera los sustratos pobres, incluso calizos. Los muy fértiles, en cambio, pueden provocar que crezca mucho en verde y produzca fruta de mala calidad. Así pues, el abonado, en caso de hacerse, debe ser limitado. El riego también debe ser el justo, tan solo en época de calor y con moderación.

 

Escoge un lugar soleado y resguardado para plantar la parra. El emplazamiento debe ser lo suficientemente espacioso para evitar que levante el pavimento o afecte a los muros.
Escoge un lugar soleado y resguardado para plantar la parra. Recuerda que es una planta leñosa que vive muchos años y, aunque su crecimiento se puede contener con la poda, hay que tener en cuenta que el tronco engrosará cada año, así como su sistema radicular. Por lo tanto, el emplazamiento debe ser lo suficientemente espacioso para evitar que levante el pavimento o afecte a los muros.

 

Con el tiempo, tu parra alcanzará un peso considerable, lo que aconseja contar con una estructura de emparrado capaz de soportar su peso, pero también los efectos de la intemperie durante muchos años. Hay muchas opciones de estructuras: las pérgolas metálicas y de madera son las más clásicas.

 

Cómo guiar el crecimiento

Una vez que has plantado la parra, escoge el sarmiento (rama joven de la vid) más robusto y con crecimiento vertical para formar el futuro tronco del ejemplar. Colócalo sobre el tutor definitivo, atándolo con un cordel de manera que crezca rodeándolo en espiral.

 

En los sucesivos años tendrás que guiar una rama hasta la zona que elijas para que ramifique. Y a partir de ahí, seleccionar las ramas que darán la estructura principal a la copa de la parra, de las que saldrán las ramas secundarias. La estructura principal se mantendrá estable a lo largo de la vida de la parra, y es sobre las ramas secundarias donde realizarás la poda de fructificación. Elimina los chupones que salgan en la parte baja de la planta.

 

Las parras fructifican en la madera del año anterior. Deberás podar esas ramas cuando haya perdido la hoja, respetando varias yemas (su número dependerá de la variedad elegida y de a qué altura florezca). Como norma general: cuantas más yemas dejes más racimos obtendrás, aunque si dejas demasiados los frutos serán de menor calidad.

 

Las parras son atacadas con frecuencia por pájaros y avispas; la mejor solución es cubrir los racimos con una malla fina o bolsas de papel. Si notaras la presencia de alguna plaga u hongo pregunta cómo combatirlos en el centro de jardinería más cercano.

 

VARIEDADES RECOMENDADAS

Moscatel de Málaga

Es quizá la variedad más apreciada en España como uva de mesa. Se adapta perfectamente a las zonas más secas y cálidas de la Península, donde se obtienen cosechas bastante tempranas: desde mediados de agosto. Puede dar problemas de hongos (oídio, míldiu) y araña roja, o por heladas si se cultiva fuera de su región climática.

• Cardinal

Uva de granos muy gruesos de color granate azulado y maduración precoz: desde la segunda quincena de julio a finales de agosto, según la zona. Es una parra de producción alta, que puede requerir el aclareo de racimos para mejorar la calidad de los frutos. Es menos sensible que las otras variedades de esta lista al oídio y el míldiu.

 

• Rosetti

De características similares a la uva Moscatel de Málaga por sus frutos grandes, de piel fina y aromáticos, pero muy productiva y con una maduración más tardía. Es de brotación precoz, lo que la hace sensible a las heladas de primavera. También se la conoce como Regina.

 

• Red Globe

Esta parra produce grandes uvas de un atractivo color rojo y un sabor excelente. Es una planta vigorosa y resistente a los hongos. Por todo ello es una de las variedades para uva de mesa más apreciada en todo el mundo. Madura hacia finales de agosto y comienzos de septiembre.

 

Agradecemos a Raúl González Ibarra, jardinero, horticultor y periodista, su colaboración en este artículo.


Con el tiempo, la parra alcanza un peso considerable, lo que aconseja contar con una estructura de emparrado capaz de soportarla, pero también los efectos de la intemperie durante muchos años. Foto: Pamela Carls

Hojas de parra: el sushi mediterráneo

Hojas de parra: el sushi mediterráneo

Las hojas de parra se usan en la gastronomía de muchos países del este y el sur del Mediterráneo, habitualmente cocidas y envolviendo un relleno de arroz, carne picada, verduras, piñones... Así se obtienen las deliciosas dolmas, yaranji o warak inab.
Foto: Shutterstock

Moscatel de Málaga

Moscatel de Málaga

Es una de las uvas más apreciadas por el dulzor y aroma de los granos.
Foto: archivo Verde es Vida

Cardinal

Cardinal

La Cardinal produce frutos de color azulado granate. Es menos sensible que otras a los hongos.
Foto: Shutterstock

Rosetti o Regina

Rosetti o Regina

Se parece a la moscatel de Málaga, pero tarda más enmadurar.
Foto: archivo Verde es Vida

Red Globe

Red Globe

Un sabor excelente y un bello color rojo caracterizan a esta uva que madura al final del verano.
Foto: archivo Verde es Vida

Reportaje completo

nº 85 >>
página 56

verdeesvida nº 85