Un bananero dentro de casa

Imprimir Imprimir  |  Enviar Enviar  | 

Un bananero dentro de casa

Esos bananeros o plataneras de los jardines tropicales y los paisajes de las Canarias también pueden vivir en el salón de casa. En versión enana, por supuesto, pero con toda la belleza de sus grandes hojas ondulantes. Además, ejercen un efecto purificador en el ambiente. En abril son la Planta de interior protagonista del Flower Council of Holland.

Basta su sola presencia para darle un cambio al salón de casa con su sensualidad tropical y la fuerza del verde de sus grandes hojas. Cultivar en interiores un bananero, este género de plantas bellamente llamado Musa por Linneo, no es nuevo, pero este año ha vuelto con fuerza para integrarse en la decoración de los ambientes de interior más espaciosos. Por algo la el Flower Council of Holland lo ha relanzado como Planta de interior protagonista de este mes de abril.

 

En las áreas cálidas, los bananeros viven perfectamente en el jardín. En las más frías se pueden mantener al aire libre en sus tiestos desde mediados de abril a mediados de octubre.
Las variedades más comunes de bananero que encontrarás en tu centro de jardinería son Musa ‘Dwarf Cavendish’ y ‘Tropicana’. Los ejemplares pueden ser muy pequeñitos, incluso de menos de medio metro de altura, o superar los dos metros, pero siempre dotados de esas magníficas y relucientes hojas de márgenes suavemente ondulados. Sobre el verde brillante habitual, en algunos ejemplares se aprecian marcas oscuras, lo que potencia aún más su valor decorativo.

 

CÓMO CUIDARLOS

• Dónde situarlos: Los bananeros necesitan un lugar cálido y luminoso. Colócalos en un sitio amplio para que cuenten con suficiente espacio alrededor y puedan lucir sus fantásticas hojas sin sufrir el rozamiento habitual de las zonas de paso. Si dispones bromelias y orquídeas alrededor reforzarás el aire tropical del conjunto.

 

• Riego: Unas hojas tan grandes evaporan una cantidad importante de agua, lo que indica que un bananero precisa más riego que otras plantas de interior. Sin embargo el sustrato no debe estar demasiado húmedo para evitar que la raíz se pudra y el ejemplar acabe por morir.

 

• Abono: Con una aplicación al mes de fertilizante para plantas de interior, los bananeros se mantendrán fuertes y relucientes.

 

• Precauciones: Las hojas son bastante frágiles, de modo que hay que tener cuidado al transportarlos a casa desde el centro de jardinería. Se ha de vigilar la presencia de trips, cochinilla algodonosa y araña roja.

 

• En el jardín: En las áreas más cálidas de España, los bananeros viven perfectamente en el jardín. En las más frías se pueden mantener al aire libre en sus contenedores desde mediados de abril a mediados de octubre, en un lugar soleado pero protegido del sol fuerte y el viento. Es importante que se vayan aclimatando de forma gradual a una luz más brillante para que no se quemen las hojas. Empiezan a sufrir daños cuando las temperaturas bajan de 12-15° o cuando superan los 45º. Hay algunos más rústicos, pero si bien el rizoma es capaz de sobrevivir al frío, la parte aérea siempre es muy sensible a las heladas.

 

• Flores y frutos: Para lograr que florezca un bananero cultivado en un interior se necesita paciencia (3-4 años) y sobre todo un espacio donde pueda continuar creciendo con mucha luz y altas temperaturas, como un invernadero.


Los bananeros imprimen un aire tropical a este moderno salón. Necesitan espacio y mucha luz. Copyright: Flower Council of Holland

Pequeños ejemplares

Pequeños ejemplares

Estos bananeros de pequeño tamaño lucen marcas de color marrón en las hojas, lo que aumenta su interés ornamental.
Foto: Flower Council of Holland

Reportaje completo

nº 81 >>
página 36

verdeesvida nº 81