BUSCA TU CENTRO DE JARDINERÍA MÁS CERCANO

Fichas de plantas

Consulta las características y cuidados de las plantas ornamentales

Zonas 9-11: soporta fácilmente -9º
Pleno sol
Cualquier sustrato ligero y bien drenado
Riego moderado
Follaje perenne
Floración: primavera y otoño
Frutos secos con semillas
DE LAS MONTAÑAS ÁRIDAS DEL CABO
La Anisodontea capensis forma parte del fynbos, la rica vegetación de matorral típica de la región del Cabo, en Sudáfrica, una zona de clima mediterráneo marcada por las lluvias invernales y los incendios en verano. Su hábitat natural son las laderas áridas, a partir de los 650 metros de altitud. Forma parte de un género que comprende poco más de 20 especies de arbustos y subarbustos o vivaces arbustivas, todos originarios de la provincia del Cabo. Entre ellas figura la Anisodontea scabrosa, con la que a menudo se la confunde, de hojas aromáticas y más rugosas, capaz de tolerar el ambiente marino ya que procede de las zonas costeras y altitudes más bajas. Su híbrido Anisodontea x hypomadarum produce flores más grandes. Todas ellas se conocen con los nombres comunes de malva del Cabo o malva africana, lo que dificulta la diferenciación.
Plantas de flor

Anisodontea capensis

Malva del Cabo

Descripción

Entre las plantas de flor nativas de la región sudafricana del Cabo, la Anisodontea capensis* es una candidata ideal para formar parte de los jardines de bajo riego y mantenimiento. Esta malvácea de follaje persistente verde oscuro y pequeñas flores rosadas es un subarbusto perfectamente adaptado al clima mediterráneo, donde florece de marzo a junio y de septiembre a noviembre, o incluso todo año en las zonas de temperaturas más suaves. Tolera cierto grado de sequía (2/6 en el código de Olivier Filippi) y admite todo tipo de suelos, calizos incluidos, siempre que sean ligeros y drenen bien. Crece rápidamente.

Matas y hojas

Las matas alcanzan 0,50 a 1,5 metros y son muy ramificadas. Los ejemplares se presentan con forma arbustiva o de arbolito. Las ramillas lucen una corteza rojiza; las más tiernas son ligeramente pilosas, al igual que las nervaduras principales de sus pequeñas hojas lobuladas. Es una planta perennifolia, pero según la dureza del clima (heladas o sequedad) puede perder el follaje y rebrotar.

Flores

Las flores surgen en las ramas nuevas y parecen pequeños hibiscos de 2,5 a tres centímetros de diámetro. Sus cinco pétalos son de color rosa —del más pálido, incluso asalmonado, al más próximo al rojo púrpura— con venaciones oscuras desde la base, y soldados a una larga columna de estambres. Son nectaríferas.

Cultivo y cuidados

Necesita pleno sol (sombra ligera en climas muy calurosos o en orientación oeste) y es una todoterreno, a condición de que el drenaje esté asegurado. Aunque tolera la sequía, agradece en verano los riegos regulares y moderados (conviene dejar que el sustrato se seque entremedias), que se traducen en una mayor producción de flores. No suele sufrir plagas y enfermedades. Se poda después de la floración para favorecer la emisión de nuevos brotes y flores. Para que las matas jóvenes desarrollen una forma compacta y redondeada conviene podar ligeramente los extremos de los brotes nuevos.

Usos

En macizos de arbustos e incluso setos bajos en jardines de bajo riego. Funciona muy bien en macetas y jardineras de patios y terrazas.


* Cuenta con el Garden Merit Award de la Royal Horticultural Society por sus buenas cualidades jardineras.

 Foto: Thejoyofplants.co.uk

Otras fichas

Plantas de interior Peperomia spp. Peperomia, Cola de ratón
Plantas de flor Euphorbia characias Euforbia mediterránea
Árboles y palmeras Koelreuteria paniculata Jabonero de la China, Árbol de los farolillos