BUSCA TU CENTRO DE JARDINERÍA MÁS CERCANO

Mascotas: En la mejor compañía

La biofilia que ha disparado la pandemia de la Covid-19 no solo se refleja en una mayor afición a la jardinería en casa, sino también en la adopción y compra de mascotas, convertidas en inestimable compañía en los días de confinamiento, largas jornadas de teletrabajo y clases online. Su especial consideración empieza a verse reflejada también en cambios legislativos que reconocen formalmente a los animales condición de seres dotados de sensibilidad.

Teletrabajando en casa en compañía de un perro. De raza o adoptado, su afecto es incondicional. Foto: Shutterstock

Durante los días del confinamiento estricto, pasear al perro se convirtió en la excusa perfecta para salir a la calle. A ello se sumó el aislamiento social que implican el teletrabajo y las clases online en casa, que la presencia de un animal de compañía podía hacer más llevadero. A un año del inicio de la pandemia no existen datos unificados del número actual de mascotas en España, pero las cifras de vacunación que recogen los veterinarios da una pauta del incremento. Un 40% de los hogares españoles posee actualmente al menos un animal de compañía, se leía en diciembre de 2020 en un artículo publicado en el periódico El Confidencial, un aumento porcentual que ya llevaba apuntando desde 2015 y la pandemia ha potenciado (con el reverso negativo de los subsiguientes abandonos).

La compañía de un perro, un gato, un conejito de bolsillo, incluso un ave, apareja una serie de efectos psicológicos y emocionales positivos, según revelan diferentes estudios. Pero también beneficios físicos: “Incluso mejora el ritmo cardíaco, relaja la presión arterial y descarga endorfinas que estimulan la sensación de bienestar”, explica Isabel Salama, psicóloga clínica experta en terapia asistida con animales, en el artículo Los animales ayudan a sanar.


Atender sus necesidades también

Eso sí, para que la relación sea beneficiosa también han de tenerse en cuenta las necesidades físicas, psicológicas y emocionales del propio animal. Él proporcionará cariño y compañía pero ha de recibir lo mismo a cambio. La responsabilidad hacia su cuidado implica brindarle la atención veterinaria necesaria, una alimentación adecuada, horas de sueño y descanso, estimulación física y mental mediante el ejercicio, los juegos, y la dedicación de tiempo de calidad.


Unos seres con sensibilidad y sentimientos

En España existe consenso político para modificar la legislación actual, que considera a los animales un mero objeto, y reconocerlos jurídicamente como seres vivos dotados de sensibilidad. Su bienestar comenzará a tenerse en cuenta por ejemplo en los casos de separación o divorcio para que los jueces puedan decidir a cargo de quién queda el animal si no se llega a un acuerdo.

El Reino Unido va un paso más allá: el pasado mes de mayo se anunciaban cambios legislativos para otorgar a los animales un reconocimiento formal como seres dotados de sensibilidad. En el caso de las mascotas, los beneficios que aparejará el conjunto de medidas incluyen la prohibición de los polémicos collares electrónicos de adiestramiento que aplican una descarga eléctrica en los perros, la modificación de las normas de importación para intentar frenar el contrabando de cachorros, que se ha disparado con la pandemia, y la lucha contra el robo de mascotas, convertido en un problema creciente con el boom de los cachorros provocado por los cierres por la Covid-19. Pero también se velará por el bienestar de los animales de granja, cesará la mayoría de las exportaciones de ganado vivo, y se prohibirá la importación de trofeos de caza, entre otras medidas.

Más información:

Los animales ayudan a sanar

¿Qué puede hacer una mascota por un niño? (Verde es Vida nº89, hemeroteca online)

Ante la decisión (responsable) de tener una mascota (Verde es Vida nº87, hemeroteca online)

  • Teletrabajando junto a un gato
    Teletrabajando junto a un gato

    Los gatos son una de las mascotas más populares por su sosegada y silenciosa presencia.
    Foto: iStock

Reportaje completo nº 93 >> página 48