BUSCA TU CENTRO DE JARDINERÍA MÁS CERCANO

Fichas de plantas

Consulta las características y cuidados de las plantas ornamentales

Zonas 7-12: soporta hasta -15º
Pleno sol
Cualquier sustrato profundo y bien drenado
Riego escaso
Follaje caduco
Floración: mayo-junio
Minúsculas bayas planas
CUATRO CULTIVARES SOBRESALIENTES
El cultivar de Cotinus coggygria más popular es el ‘Royal Purple’*, cuyo follaje luce un atractivo color burdeos que se enciende de rojo en otoño. Es habitual en la jardinería pública por su facilidad de cultivo y tolerancia a la contaminación urbana; su floración, sin embargo, no es de las más llamativas. En ese aspecto resultan espectaculares ‘Young Lady’*, un cultivar enano (1-1,5 m) de porte compacto y follaje verde que se cubre de una nube de inflorescencias rosadas, y ‘Purpureus’, de abundantes flores rojizas y hojas nuevas de color púrpura que adquieren tintes verdosos en verano. Otro cultivar muy utilizado es ‘Flame’*, de gran porte (4-6 m), cuyo punto fuerte es el follaje, formado por hojas de 12 cm de largo (más del doble de lo habitual), que viran a un naranja y un rojo brillantes antes de caer; da flores rosa púrpura.
Árboles y palmeras

Cotinus coggygria

Árbol de las pelucas, Árbol del humo

Descripción

Todos los nombres comunes del Cotinus coggygria apuntan a su vaporosa floración de primavera: árbol de las pelucas, árbol del humo, árbol de la niebla... Es su primer momento espectacular en el jardín, convertido en una llamativa silueta ingrávida y brumosa entre otros arbustos y árboles. El segundo es en el otoño, cuando sus hojas se tiñen de fogosos colores antes de caer. Pero además, su abundante follaje verde en la especie tipo o de un sedoso púrpura en algunos de sus más apreciados cultivares sostiene su atractivo gran parte del año. Se trata de un arbusto de gran tamaño o arbolito multitronco de fácil cultivo. Por su amplia zona de origen —un arco geográfico que abarca desde el sur de Europa al centro de China— está adaptado a tolerar la sequía tanto como el calor y el frío (hasta -15º) y gran variedad de suelos. Crece rápidamente.

Estructura, follaje y flores

Por su densa ramificación desarrolla una forma arbustiva natural. Suele alcanzar entre tres y cuatro metros de altura y entre dos y tres de diámetro. El ramaje luce una corteza entre verdosa y gris. Las hojas son simples, ovaladas, alternas, con marcadas nervaduras y un largo pecíolo. En los cultivares más habituales en los jardines son púrpuras (lee el recuadro). Sus brumosas inflorescencias apenas dejan ver las hojas; pueden ser de un tono rosa ahumado (en la foto), verdosas, carmesíes o púrpuras, según el cultivar.

Cultivo y cuidados

Prefiere el pleno sol; en sombra parcial, los de coloración rojiza tienden a ser más verdosos. Acepta un amplio rango de suelos, especialmente los pobres y rocosos, en cambio no tolera los húmedos y mal drenados; lo esencial es que drenen bien, y lo ideal, que sean profundos. No precisa mucha agua una vez establecido; en verano, con un riego largo a la semana puede ser suficiente y siempre dejando secar el sustrato entremedias; en invierno no se debería regar. No demanda abono, o en todo caso orgánico al final del invierno y en pequeña cantidad. Admite la poda, incluso fuerte, lo que estimula el desarrollo de vigorosos brotes nuevos con hojas más grandes de lo habitual. Si se desea que florezca, la poda —siempre que sea necesaria— deberá ser muy ligera. Es una planta que no presenta problemas reseñables de plagas y enfermedades.

Usos

Como ejemplar aislado o junto a otros arbustos y árboles con los que pueda contrastar. También para formar medianas y setos, ya que acepta bien la poda.


* Cuenta con el Garden Merit Award de la Royal Horticultural Society por sus buenas cualidades jardineras
.


Foto: Locus Amoenus

Otras fichas

Plantas de interior Paphiopedilum spp. Orquídea ‘Zapatilla de Venus’
Pinus mugo Pino de montaña, Pino negro