BUSCA TU CENTRO DE JARDINERÍA MÁS CERCANO

Fichas de plantas

Consulta las características y cuidados de las plantas ornamentales

Día: 20-35º Noche: 15-20º, no menos de 10º
Mucha luz fuera del sol directo
Riego frecuente en verano
Follaje perenne
Floración: varias veces al año
MUCHO MÁS QUE VANDAS AZULES
El género Vanda abarca gran cantidad de especies, variedades, híbridos naturales y cultivares. Aunque las azules son las más usuales (Vanda coerulea), los híbridos han ampliado la gama cromática al fucsia, rojo, amarillo, anaranjado, púrpura, marrón... a los que se suma una rara forma alba, de color blanco inmaculado. En otras, como la Vanda sanderiana, nativa de Filipinas, y sus variedades, las flores son bitono: marrones los sépalos inferiores y de un pálido rosa con pecas marrones los dos pétalos y el sépalo central, o verde limón y blanco en la variedad alba. La Vanda tessellata, por su parte, luce pétalos y sépalos menos redondeados y con un patrón en cuadrícula de líneas marrones; su labelo es violeta y más visible. Existen asimismo híbridos intergenéricos, la mayoría obtenidos del cruce de Vanda coerulea y Vanda sanderiana con orquídeas de otros géneros.
Plantas de interior

Vanda

Vanda

Descripción

Llama la atención verlas suspendidas con sus largas raíces al aire y sus espléndidas varas cargadas de flores generalmente azul violeta (en la foto, colgada junto al espejo de un cuarto de baño). Estas orquídeas epífitas no necesitan tierra para vivir, tal como ocurre en sus hábitats nativos del Asia tropical, Nueva Guinea y el norte de Australia, donde absorben la humedad y los nutrientes de la atmósfera y las ramas y rocas donde se asientan. Proporcionarles unas condiciones similares a las que disfrutan en sus zonas de origen hará que se conserven saludables: mucha luz pero fuera del sol directo, mucha humedad ambiental, riego constante en verano y fertilizaciones periódicas. A cambio las flores durarán mucho tiempo y las floraciones se repetirán a lo largo del año.

Raíces, hojas y flores

Sus robustas raíces grises recuerdan las de las orquídeas Phalaenopsis y también adquieren un color verdoso cuando están húmedas (raíces fotosintéticas). Sus hojas son verde claro, acintadas, anchas y planas, y se ordenan de forma alterna a lo largo del tallo, creando un efecto de doble escala. En la axila de una hoja surge el tallo floral, en cuyo extremo se abren entre ocho y diez flores. En las vandas más habituales, los pétalos y sépalos suelen ser redondeados y del mismo color y patrón —en damero o red, como en la de la foto, o moteado—; el labelo es pequeño y discreto. Las flores pueden durar entre seis y nueve semanas.

Cultivo y cuidados

Precisa un lugar cálido y luminoso, pero fuera del sol directo, y sobre todo mucha humedad ambiental, idealmente un 70-80%, según la temperatura. Esto significa que en los días de calor necesitará riego dos veces al día y pulverizaciones frecuentes en hojas y raíces; durante su época de dormancia invernal, una vez por semana. Las raíces se deben sumergir por completo durante una media hora en un cubo con agua libre de cal, destilada o de lluvia, a temperatura ambiente; es esencial que escurran bien y que se vean grises antes de volver a regar. Las vandas necesitan un importante aporte de nutrientes; pide en tu centro de jardinería que te aconsejen el abono más adecuado, la dosis y la frecuencia de aplicación.

Usos

En un sitio que permita satisfacer sus exigencias, como un cuarto de baño muy luminoso, un invernadero o un jardín de invierno con buena aireación. Aunque es frecuente verla dentro de recipientes de cristal, las raíces necesitan buena ventilación, por lo tanto solo debería permanecer en esa situación poco tiempo.

Foto: Flower Council of Holland

Otras fichas

Plantas de interior Asparagus plumosus Esparraguera plumosa, Esparraguera de las floristas, Helecho plumoso