BUSCA TU CENTRO DE JARDINERÍA MÁS CERCANO

Fichas de plantas

Consulta las características y cuidados de las plantas ornamentales

Flor: verano
Hoja perenne
Temperatura media y alta
Pleno sol o semisombra
Suelo rico y bien drenado
Riego diario en verano
UNA RECIÉN LLEGADA
La alegría guineana se considera una recién llegada al mundo de la jardinería en Occidente, ya que no fue hasta los años setenta que se introdujo su cultivo, a partir de ejemplares traídos por una expedición desde Nueva Guinea. La especie incluye numerosas variedades. Las que se cultivan hoy son también el producto del cruzamientos con especies de Java y las islas Célebes. Hoy se persiguen ejemplares más pequeños, más tolerantes al calor y a la falta de agua, y con hojas y flores de color y tamaño más variados.
En el reportaje Nuevas flores para el jardín (Verde es Vida nº60, página 32) encontrarás información sobre Impatiens ‘SunPatiens’, un cultivar desarrollado por Sakata Ornamentals muy resistente al calor.
Plantas de flor

Impatiens hawkeri

Alegría guineana

Descripción

El color de sus flores en contraste con el verde o el rojizo de sus hojas, más resistentes a los rayos del sol, caracterizan a esta alegría originaria de Nueva Guinea. Es una balsaminácea, hermana de la alegría del hogar (Impatiens walleriana) y pariente del bálsamo (I. balsamina).

Hojas

Verdes, rojizas e incluso variegadas, en tonos amarillos y verdes con nervaduras rosadas, el follaje de la Impatiens hawkeri es denso y compacto.

Flores

Blanco, levemente rosado, rosa, salmón, coral, rojo, magenta: sus flores pueden ser tanto de suaves como de vibrantes colores. Consisten en una hilera de unos diez pétalos, rematada por un delgado espolón. Florece desde el verano al otoño.

Cultivo

Se pueden cultivar con facilidad en el interior y el exterior. Necesitan entre 13 y 23º de temperatura, humedad ambiente, mucha luz, y toleran bien el sol directo (una orientación al este es ideal) en las regiones más cálidas. Prefieren un suelo rico en materia orgánica, pero bien drenado. Según el clima se comporta como una planta perenne o anual, y puede brindar flores todo el año.

Cuidados

Necesitan que la tierra se mantenga siempre húmeda, pero no toleran el encharcamiento, que favorece la podredumbre de los tallos. Precisan riegos diarios en verano y escasos en invierno; no se deben mojar las flores. La sequedad provoca la caída de las hojas y la aparición de la araña roja y la mosca blanca.

De interés

En jardines, patios y porches, la alegría guineana da mucho juego cromático en tiestos, borduras, rocallas, macizos y jardineras colgantes...