Registrate gratis para ver la revista

Ficha de Plantas

Árboles y palmeras

Coníferas

Arbustos y trepadoras

Plantas de flor

Plantas de interior

Frutales y huerto

Cactus y crasas

Gramíneas

Acuáticas

Largas vainas marrones

Flor: mayo-junio

Hoja caduca

Temperatura baja, media y alta

Pleno sol

Ligero, incluso seco y calizo

Riego moderado

PARA EL JARDÍN, SIN ESPINAS

Si las agresivas púas eran un impedimento para el uso ornamental de esta especie, el trabajo de los obtentores ha logrado eliminarlas, al igual que las vainas en muchos casos. Sobre la forma natural inermis, que carece de espinas, se injertan nuevos cultivares que heredan esa cualidad. Es el caso del célebre ‘Sunburst’, llamado acacia dorada por su follaje amarillo fosforito, y sin frutos, y el ‘Skyline’, ambos de sombra muy ligera. O el ‘Elegantissima’, de copa ovoide regular de color verde oliva, ideal para espacios pequeños ya que solo desarrolla 4-6 metros de altura. De follaje cobrizo, el ‘Rubylace’, de 6-8 metros de altura y sin frutos. Todos ellos existen en versión multitronco. El más bajo es el ‘Globosa’, de 2-4 metros, que no da flores ni frutos.

Reportaje completo

nº 83 >>
página 40

verdeesvida nº 83

ÁRBOLES Y PALMERAS

Gleditsia triacanthos

Acacia de tres espinas

Descripción

Lo que verdaderamente llama la atención en la Gleditsia triacanthos no son las gruesas espinas que dan nombre a la especie —de hecho, la mayoría de los cultivares que se usan jardinería carecen de ellas— sino el brillante color verde de su follaje ligero y plumoso y su copa irregular y caprichosa (en la foto), que se vuelve dorada en otoño. Pero, además, se trata de un árbol con gran futuro por su capacidad para soportar la alta contaminación urbana, el frío intenso y el calor (hasta -40º, zonas 3-10), la sequía, el viento y un amplio rango de suelos. Una verdadera todoterreno nativa de Estados Unidos, de crecimiento rápido y gran desarrollo: 15-25 metros, y entre dos y 25 los cultivares ornamentales (fíjate en el recuadro).

 

Tronco, estructura y follaje

El tronco y las ramas están recubiertos de una corteza grisácea con fisuras superficiales, guarnecida en la especie tipo con largas y fuertes espinas puntiagudas de color rojizo. La ramificación tiende a desarrollar una forma redondeada aunque abierta y poco definida, marcada por cierta horizontalidad. Existen cultivares de porte llorón. A su aspecto ligero contribuyen las hojas compuestas pinnadas o bipinnadas de 12 a 35 centímetros, formadas por pequeños foliolos. Proyecta una sombra media.

 

Flores y frutos

Las flores son nectaríferas y se agrupan en pequeños racimos axilares de color blanco verdoso, sin valor decorativo. Como buena leguminosa o fabácea, tras la floración se llena de vainas, en su caso muy largas (30-45 centímetros), planas, ligeramente retorcidas, de tono marrón rojizo y pulpa melosa; persisten en el árbol todo el invierno.

 

Cultivo y cuidados

Su situación ideal es a pleno sol. Se adapta a todo tipo de suelos, incluso secos, calizos o con cierto grado de salinidad, aunque los prefiere ricos, ligeros, frescos y bien drenados. Desarrolla profundas raíces y múltiples raicillas. No sufre con las heladas tardías, ya que el follaje tarda en aparecer. Se puede utilizar en zonas costeras. Es bastante resistente a las enfermedades y requiere un grado medio de mantenimiento. Lo ideal es plantarla en otoño.

 

Usos

Como ejemplar aislado, con mucho espacio alrededor para que luzca, y en alineaciones. Puede vivir en zonas pavimentadas, de allí su presencia en las aceras urbanas.

 

Foto: Mille d’Orazio