Conoce y controla la araña roja

Imprimir Imprimir  |  Enviar Enviar  | 

Conoce y controla la araña roja

Fíjate en las fotos que te enseñamos. Si observas algo así en las hojas de tus plantas estás en presencia de la araña roja. Es una plaga común en las especies de jardín y huerto, a las que causa serios problemas de pérdida de follaje y debilitamiento general. Aquí te contamos cómo detectarla, prevenir su aparición y combatirla.

Estos ácaros de apenas 0,5 milímetro de diámetro, pertenecientes a la familia Tetranychidae, actúan al aire libre (tienen especial predilección por los rosales y cítricos) o en plantas de interior (alocasias, sobre todo, palmeras y anturios son algunas de sus favoritas) e invernaderos. Perforan las hojas y los frutos para alimentarse de sus jugos.

 

Su presencia en las plantas se revela en forma de hilos y telas muy débiles entre las hojas, especialmente en el envés, salpicadas de diminutos puntitos blancos o negros.
Su presencia en las plantas se revela en forma de hilos y telas muy débiles entre las hojas, especialmente en el envés, salpicadas de diminutos puntitos blancos o negros. Al contrario de lo que el nombre afirma, no son necesariamente rojas, también pueden ser verdosas, amarillas o anaranjadas.

 

Suele ser habitual relacionar su aparición y su época de mayor actividad con el tiempo seco y muy caluroso. Sin embargo, también pueden aparecer con temperaturas más suaves y ambientes más húmedos. Su ciclo vital dura tres semanas, desde la puesta de los huevos al estadio adulto y, si no se controla, su capacidad de multiplicación puede causar serias infestaciones y la pérdida total del follaje. Las hojas invadidas por este ácaro comienzan a mostrar un aspecto enfermizo y descolorido, y van empalideciendo hasta secarse y caer. Recuerda que los expertos de los centros de jardinería te pueden ayudar a indentificar las plagas y recomendarte cómo tratarlas.

 

Prevenir y controlar

Si las plantas se cultivan atendiendo a sus requerimientos estarán más fuertes y serán menos propensas a sufrir plagas y enfermedades. No obstante, es imprescindible realizar una revisión semanal cuidadosa para detectarlas y poder actuar cuanto antes. Los focos de infección deben ser tratados o eliminados de inmediato para prevenir mayores daños. La limpieza de herramientas es clave: las tijeras de poda que se usan para eliminar el follaje afectado se deben desinfectar antes de pasar a otra planta.

 

La araña roja se puede prevenir y combatir con distintos productos de bajo impacto sobre la fauna útil y el medio ambiente gracias a su capacidad para degradarse rápidamente sin dejar residuos.

 

¿Qué puedes hacer para prevenir?

• Pulverizar periódicamente sobre el haz y el envés de las hojas fitosanitarios basados en extracto de ortigas.

• Si ya ha hecho acto de presencia puedes utilizar productos que actúan por contacto, basados en piretrinas naturales, o una solución de jabón de potasa y agua.

• El extracto de neem, aceite que se obtiene del árbol Azadirachta indica, inhibe los procesos químicos y fisiológicos y es especialmente efectivo sobre los huevos, al igual que el aceite de colza, que crea una película que asfixia a las plagas y se emplea durante todo el año en frutales y plantas hortícolas y de jardín.

• En tu centro de jardinería también encontrarás acaricidas de base química que actúan por contacto e ingestión.

En todos los casos, es importante empapar bien el envés de las hojas y repetir el tratamiento dos semanas después.

Otro método que se ha revelado muy efectivo para controlar a la araña roja es la lucha biológica mediante el uso de otros ácaros que se alimentan de ellas, como Amblyseius californicus.


El follaje de un rosal invadido por la araña roja, un ácaro de veloz proliferación. Foto: Mille d’Orazio

Adultos y huevo

Adultos y huevo

Los ejemplares de araña roja, en la foto junto a un huevo, apenas miden medio milímetro de largo y no son necesariamente rojos.
Foto: Gilles San Martin

En una hoja de alocasia

En una hoja de alocasia

Las débiles telas que tejen en el envés de las hojas son otro de los indicios de la presencia de la araña roja. En este caso, una hoja de alocasia, una planta que en los invernaderos se utiliza para detectar precozmente su presencia.
Foto: Mille d’Orazio

Reportaje completo

nº 87 >>
página 52

verdeesvida nº 87