Viburnos: de las flores a las bayas

Imprimir Imprimir  |  Enviar Enviar  | 

Viburnos: de las flores a las bayas

Un follaje siempre bonito, una larga floración blanca y decorativas bayas en otoño-invierno: a lo largo de todo el año los viburnos siempre tienen algo que aportar al jardín. Puedes utilizarlos en solitario, en setos libres o formando grupos con otros arbustos. Aquí tienes cuatro especies entre tantas otras que encontrarás en tu centro de jardinería.

EL TEMPRANERO DURILLO

Viburnum tinus

Puede que en noviembre ya empiecen a verse entre las bayas azuladas que dejó la floración anterior los ramilletes de pequeños botones rojizos de la siguiente, un punteado de tonos que se despliega sobre el elegante follaje verde oscuro de este arbusto. El durillo, también llamado laurentino por sus hojas parecidas en forma y color a las del laurel, es nativo de la Cuenca Mediterránea y está perfectamente adaptado al clima de la Península. Desde el otoño a la primavera exhibe densos corimbos de unos diez centímetros de diámetro, formados por pequeñas flores blancas, seguidas de bayas no comestibles. Las hojas son perennes, coriáceas, lustrosas y con las nervaduras muy marcadas.

Entre los numerosos cultivares que existen, la Royal Horticultural Society destaca ‘Eve Price’, de botones carmín y hojas más pequeñas; ‘Gwenllian’, de botones rosados, flores blancas con tintes rosas y bayas con pedúnculos rojos, y ‘French White’, de corimbos planos de color blanco puro.

• Resistencia: Soporta hasta -17º (zonas 7-9), la contaminación urbana, el viento marino y la sequía una vez establecido. Conviene protegerlo de las heladas y los vientos fuertes.

• Emplazamiento: Sol, semisombra o sombra, aunque dará menos flores.

• Suelo: Lo ideal es que sea moderadamente fértil, pero admite los sustratos secos, calizos y levemente salinos. Un buen drenaje es esencial.

• Usos: Las matas son redondeadas y compactas, de 1,50 a siete metros de altura. Se usa en solitario o en setos y formas topiarias, ya que admite la poda aunque pierde la fructificación. También vive bien en tiestos.

 

HOJAS BRILLANTES Y FLORES FRAGANTES

Viburnum odoratissimum

Este viburno luce un follaje perenne de color verde profundo, formado por hojas coriáceas de 6-10 centímetros de largo llamativamente brillantes. Una vez establecido produce desde abril a junio una perfumada floración que atrae a las abejas y mariposas. Las cimas de florecillas polinizadas dan paso a pequeñas bayas. Las matas son erectas y armónicas, más abiertas en la variedad awabuki, la más habitual (la encontrarás como Viburnum lucidum). Aunque es nativo de Asia está bien adaptado a las distintas áreas climáticas de España. Los ejemplares desarrollan 1,50-3 metros de altura y 2-4 de extensión y crecen con bastante rapidez en las zonas no demasiado frías; se pueden podar tras la floración si hiciera falta. Vive al sol o en semisombra en cualquier tipo de suelo siempre que drene bien. Soporta la sequía y hasta -12º.

 

EL VIBURNO DE ESPAÑA

Viburnum lantanaViburnum aragonense

El norte y parte del centro y el este de la Península forman parte del hábitat originario del Viburnum lantana o V. aragonense, que prefiere los suelos pobres neutros o calizos.
El norte y parte del centro y el este de la Península forman parte del hábitat originario de este viburno caducifolio que prefiere los suelos neutros o alcalinos pobres en nitrógeno, frescos o secos, y siempre bien drenados. De abril a mayo se llena de inflorescencias en forma de apretados ramilletes de florecillas blancas punteadas por las anteras amarillas de los estambres. Las flores son olorosas y dan paso a llamativas bayas no comestibles primero rojas y luego negras. Sus hojas son vellosas en el envés. Tolera hasta -23º (zonas 6-9) y la sequía una vez que ha arraigado. Vive mejor en semisombra y alcanza 2-3 metros de altura; el cultivar ‘Mohican’ es más bajo y compacto.

 

BOLAS DE NIEVE DE FLORES

Viburnum opulus

El Viburnum opulus resulta bello en las cuatro estaciones del año: emite flores blancas entre abril y junio, en otoño su follaje se vuelve anaranjado y púrpura antes de caer, y en invierno luce brillantes bayas rojas. Las inflorescencias en forma de esfera que lo han hecho tan apreciado son propias de los cultivares ‘Sterile’, ‘Roseum’ o ‘Snowball’, que no fructifican; en la especie tipo los corimbos son más planos. Las hojas tienen tres lóbulos con los márgenes dentados. Existen cultivares de follaje amarillo verdoso (‘Aureum’) y variegado.

• Resistencia: Es muy rústico (-45º, zonas 2-10) y soporta la contaminación urbana y la sequía una vez establecido. Tiene su origen en Europa (es uno de los símbolos nacionales de Ucrania) y el norte de África.

• Emplazamiento: Vive bien al sol, en semisombra y sombra.

• Suelo: Lo prefiere fresco y rico, aunque se adapta a los sustratos pobres, medianamente calizos y arcillosos. La clave es un buen drenaje.

• Usos: Las matas son erectas, muy ramificadas y redondeadas. Pueden alcanzar hasta cuatro metros de altura, y entre 1,50 y 2,50 metros en los cultivares ‘Compactum’, los más adecuados para cultivar en contenedores. Si fuera necesario se pueden podar inmediatamente después de la floración, aunque perderían la fructificación.

• Plagas: Pueden afectarlo los pulgones y la araña roja. El escarabajo Pyrrhalta viburni (larvas y adultos) produce importantes daños en las hojas.


Más información:

Viburnum trilobum, en El jardín comestible: ocho arbustos de pequeños frutos, Verde es Vida nº75, página 56 (ver en la web)

Antes de que acabe el invierno, el durillo (Viburnum tinus) se llena de corimbos blancos que contrastan con el verde muy oscuro del follaje. Copyright: Mille d’Orazio

Bayas azules y botones rojos

Bayas azules y botones rojos

Durante el otoño y el invierno conviven en los durillos las pequeñas y brillantes bayas azuladas con los botones florales rojizos que se abrirán en febrero.
Foto: Mille d’Orazio

Flores perfumadas

Flores perfumadas

Una vez establecido, el Viburnum odoratissimum awabuki, también llamado Viburnum lucidum, se llena de flores perfumadas que atraen a las mariposas y abejas. Los tallos florales rojos contrastan con el verde vivo del lustroso follaje.
Foto: Tommy Haga

El viburno de España

El viburno de España

Entre abril y mayo, el Viburnum lantana se llena de apretados ramilletes de florecillas blancas olorosas, punteadas por las anteras amarillas de los estambres.
Foto: iStock

Bayas rojas y negras

Bayas rojas y negras

El Viburnum lantana produce llamativas bayas no comestibles rojas, que al madurar se vuelven negras.
Foto: Gailhampshire

Grandes pompones de flores

Grandes pompones de flores

Las variedades híbridas de Viburnum opulus producen espectaculares inflorescencias en forma de grandes pompones.
Foto: Badthings

Bayas y hojas doradas

Bayas y hojas doradas

Una vez que ha concluido la floración, la especie tipo del Viburnum opulus se llena de bayas rojas al tiempo que el follaje se vuelve dorado.
Foto: Bite Your Bum

Reportaje completo

nº 78 >>
página 34

verdeesvida nº 78